Un poco de historia

Cartel del I Curso Aprender a Historiar (2015)

A partir de una iniciativa desarrollada por dos estudiantes predoctorales del Grado en Historia –los cursos Aprender a Historiar–, en el curso 2017-2018 se inició un plan de innovación docente bajo el título de Las Fuentes de la Historia: un binomio en la construcción de aprendizajes.

Ese plan tuvo como objetivos principales, conforme rezaba la propuesta presentada a la Universidad de Valladolid, mejorar la formación de los estudiantes del Grado en Historia fomentando el contacto directo con las fuentes escritas primarias y proporcionando herramientas para su análisis; impulsar entre los profesores de las asignaturas de Historia Medieval y Moderna el uso de las fuentes escritas en el proceso de enseñanza-aprendizaje; poner en valor la Biblioteca Histórica de Santa Cruz y el Archivo Universitario como recursos formativos que custodian parte del patrimonio cultural de la Universidad de Valladolid; fomentar entre los docentes y los estudiantes el uso de las TICs para la consulta y el análisis de las fuentes escritas primarias; iniciar un plan de colaboración con docentes de ESO/Bachillerato para incrementar entre los estudiantes en dichos niveles el interés por la historia.

Estantería de la Biblioteca Histórica de Santa Cruz

A fin de cumplir esos objetivos, se desarrollaron una serie de iniciativas, como el curso Aprender a Historiar, los seminarios Mil Historias, las visitas a la Biblioteca Histórica Santa Cruz y al Archivo Universitario, los talleres con alumnos de ESO sobre el mundo de los grafitos pompeyanos, la confección de TFG a partir de fuentes escritas, con las que se puso en marcha este proyecto.

A la luz de los resultados de ese primer proyecto, en el curso 2018-2019 se desarrolló una nueva iniciativa: Las fuentes de la historia en el desarrollo de competencias para la docencia.

En esta ocasión, además de fomentar el uso de las fuentes históricas escritas, los objetivos que nos planteábamos eran diseñar y comenzar el desarrollo de un «plan de formación como docentes» para los alumnos del Grado en Historia; reflexionar sobre la formación por competencias, tanto al nivel del profesorado como del alumnado; y fomentar la transferencia del conocimiento mediante acciones en las que participen docentes y alumnos dirigidas a otras instituciones educativas o vecinales.

Taller sobre moneda con alumnos de 2º ESO del Colegio SAFA-Grial

Entre las actividades que llevamos a cabo el curso 2018-2019 destacan el IV Curso Aprender a Historiar, el seminario de educación histórica, los talleres con fuentes escritas (sobre documentación medieval del conde Ansúrez, sobre moneda de época medieval y moderna y sobre la prensa del siglo XVIII y su relación con la documentación de los archivos), los talleres con alumnos de ESO y la confección de TFG a partir de fuentes históricas escritas. En este sentido, paulatinamente iremos ofreciendo materiales didácticos en la sección Recursos de la página web.

Durante el curso 2019-2020, en continuidad con el anterior, desarrollamos un nuevo proyecto titulado Las fuentes de la historia en el desarrollo de competencias para la docencia (II). En él poníamos el acento en tres aspectos fundamentales: el trabajo directo con fuentes históricas escritas, la formación como futuros docentes y la mejora de la competencia de expresión oral y escrita.

Fragmento de un códice con la Crónica de Alfonso XI.

Los distintos talleres y actividades que planteamos estaban orientados a cubrir esos tres objetivos. Se celebró el V Curso Aprender a Historiar sobre el Archivo General de Simancas, se preparó una guía para elaborar trabajos de historia como base para las tutorías que ofrecimos ayudando a los estudiantes a realizar trabajos académicos, organizamos dos talleres en torno a fuentes escritas (las inscripciones de la iglesia de San Pablo y algunas crónicas medievales) y desarrollamos un taller de expresión oral. Además, a causa de la situación de emergencia en que nos vimos envueltos a partir de mediados de marzo de 2020, tuvimos que suspender a mitad de su realización los talleres en los que preparábamos materiales audiovisuales sobre fuentes históricas y los talleres que organizamos sobre metodologías innovadoras, no pudiendo acudir a aquellos centros de enseñanza secundaria con los que habíamos contactado.